Whaam! (1963),

Roy Lichtenstein.

·

Actualización (01 de junio de 2008): Pues resulta que las fallas en el hosting han desaparecido justo para el tercer aniversario de este blog; los milagros tecnológicos existen. Aunque no soy un hombre de celebraciones, por eso mismo escribiré poco de esta tercera fecha. Si eres un lector/a asiduo/a, habrás notado que esta página se ha mantenido a lo largo de estos años con todos sus (y los míos también) bajones… y ha valido mucho la pena. Ella me entiende y estas palabras van para ella; las suyas fueron el mejor regalo de aniversario para mí.

·

Desde hace algunas semanas Planeta en fuego ha presentado problemas a la hora de acceder. Trataré de ser racional y no escribir todo lo que ahora flota por mi cabeza. Trataré de no criticar a la empresa que me ofrece el hosting y cuyas respuestas servirían a la perfección para escribir el Decálogo del desinterés para con el pequeño cliente —ponderaré sus tres años de buen servicio sobre unas semanas de mala prestación.

Pero, en fin, aquí estamos ahora, y si estás leyendo esta nota (extraviado/a lector/a) quiere decir que eres más afortunado/a que yo (ya que ahora no puedo hacerlo).

Siempre he tratado de ofrecer una página con un contenido medianamente interesante montada sobre un atractivo diseño que no envíe a los visitantes de vuelta a google.com. Pero estamos en tiempos de guerra: esta página ha tenido que hacer unos cambios para trabajar, lamentablemente, en mínimos: he tenido que eliminar algunos hipervínculos, bajado la calidad gráfica de algunas imágenes, desactivar plugins y quitar videos de la página Música para relajarse (confesión de esta nota sincera: ¡¡siempre ha sido irónicamente una página con música ESTRIDENTE!!). Espero que todo esto sea una medida temporal, de todas formas, ya he tomado algunas medidas para evitar la CATÁSTROFE.

Así que paciencia, si la página no abre, vuelve a recargarla o intenta más tarde. ¡¡Siempre hay sorpresas en este blog!! (no…, en realidad ya no las hay: tuve que quitarlas). Lo que no quitaré será la persistencia de seguir con este proyecto que para bien o para mal de la blogósfera (seguro más que para lo último) he mantenido durante casi tres años. El próximo mes Planeta en fuego cumple tres años. Espero que en ese tiempo ya todo haya vuelto a la normalidad.