En la Venezuela que corre parecerá suicida emprender cualquier proyecto, y más si este es cutlural en general, y editorial en particular: no hay papel, los costos de producción son altos, la calidad es un bien tan escaso como otros. Aun así, empecé un proyecto editorial llamado Ígneo, el cual puedes visitar en esta página: www.editorialigneo.com.