1

La noticia

Tardé casi una semana en salir del estupor de la noticia (Maradona, nuevo técnico de la selección Argentina). Usando a la inversa una metáfora sabatiana («Como si Pío XII tuviera que vigilar un prostíbulo», Sobre héroes y tumbas), poner a Maradona frente de la selección bicampeona del mundo es como poner a un chulo al frente de la Guardia Suiza.

2

El cuerpo técnico

¿Qué diablos pensaba Julio Grondona? La AFA se encuentra tan consciente del disparate y de la incompetencia técnica y organizativa del 10, que debieron nombrar a un «cuerpo técnico» que cuide las espaldas del Diego. Es decir, algo así como los supervisores de su rehabilitación y libertad condicional. «Ok, Diego, vos serás el técnico, pero el técnico será Bilardo», imagino habrá dicho Grondona.

3

Paul Gascoigne

El nombre que faltó al cuerpo técnico: Paul Gascoigne. Imaginen lo divertidas que serían las ruedas de prensa con pedazos de ejemplos deportivos; además, servirían para amistar a dos aficiones enfrentadas: los excesos unen, no hay más que un buen escocés para hermanar pueblos.

4

La vinotinto

Desastre: lo peor de todo, es que le sirvieron en bandeja de plata su debut en partidos oficiales: nada más y nada menos que recibiendo a nuestra maltrecha vinotinto en el Monumental el 9 de marzo de 2009. Algo así como el regreso de Mike Tyson: ponerle en frente a un desdichado para que el público le levante en hombros. ¿Y si ganamos?