Esta entrada la escribí en el año 2005. Aquí, reflexionaba sobre lo que consideraba como el inconveniente de la hipersexualidad que se le daba a las justas reivindicaciones de un colectivo que ha sufrido tanto. Actualmente, he notado que dichas marchas buscan en el fondo visibilizar a un colectivo que durante tanto tiempo ha sido perseguido y obligado a esconderse. No he cambiado mi opinión sobre el matrimonio: lo considero una institución arcaica, machista. Pero si en el fondo la lucha del colectivo de LGBTI va más allá de la semántica y persigue el simbolismo de abrir el matrimonio y verlo como unión entre dos personas, sin distinciones discriminatorias, pues apoyo su pedido. En el año 2013, el mundo ha avanzado un poco más y lo que antes era un tabú para sociedades machistas empieza a ser visto como algo que no atenta contra los demás. Lo que hagan dos personas, de manera voluntaria y libre, es cosa de esas personas, sea una pareja heterosexual u homosexual. No es asunto nuestro interferir en su vida privada. Y como tal, no debemos tampoco interponer nuestras creencias ni imponer normas que nieguen la igualdad de derechos a otros. Solo espero que en un país como Venezuela se apruebe el matrimonio y la igualdad de derechos entre personas del mismo sexo. Es momento de que dejemos de mirar hacia otra parte o tratemos de esconder en el armario al que nos resulta diferente.

Advertencia sobre tema polémico: esta es una entrada que constituye una opinión del autor, y como tal puede prestarse a controversia u ofender a toda persona que discrepe de las posiciones y visiones del autor.

·

Imagen tomada de Flickr

·

Una crítica no homofóbica contra las marchas de orgullo gay[1]

·

1

Hace años tenía la costumbre de caminar los domingos por el parque Los Caobos y visitar el Museo de Ciencias y el Museo de Bellas Artes, y recuerdo que de aquellos primeros años mi fascinación la disputaban los esqueletos prehistóricos y las exposiciones vikingas y de momias así como el peculiar colectivo que puebla el trayecto entre el Ateneo y la Plaza de los Museos: una mezcla de nostálgicos de un hippismo (que en la mayoría de los casos descubrieron tardía y muy confusamente) y actores o pintores sin talento cuyo arte inexistente se concentra por último en personificar el estereotipado papel del artista estrafalario.

Los últimos años, sin embargo, mis constantes mudanzas me llevaron a dejar a un lado esta costumbre; pero en mi nueva residencia[2], cruzar el parque para ir a comer los domingos a Plaza Venezuela resulta un ejercicio entretenido. Un domingo de hace unos años recuerdo que el apuro me impidió visitar los museos; ese día sólo me llevé la impresión de un nuevo colectivo, por lo demás no menos pintoresco y estrafalario: las banderas del arco iris, las letras griegas y el espectáculo de disfraces me revelaban mi inesperada incursión en la Venezuela homosexual.

·

2

Me detuve frente a la tarima, donde un abogado parecía preparar puntillosamente el discurso que daría en minutos, leyendo ante un corro un manifiesto que entre muchos puntos abogaba por el respeto de los derechos de los homosexuales. La limpieza de su escritura y la sensatez de sus peticiones estimo que convencerían a muchos que todavía, en la inseguridad de sus propias personalidades o aferrados a fanatismos religiosos o morales, albergan sentimientos de rechazo automático y desprecio visceral hacia este colectivo; pero había algo irregular, algo que vaciaba su discurso y casi hasta lo mofaba. La respuesta apareció vestido de gran mariposa monarca, respuesta chillona y escandalosa, que desfiló frente al publicó gritando: «¡Matrimonio para los homosexuales ya! ¡Respeto a los gays

Basta un hecho al parecer insignificante para derrumbar una obra meticulosamente preparada, pensé, al tiempo que me marchaba del lugar.

Esas dos frases espetadas acapararon mis pensamientos y sobre la del matrimonio homosexual pensé en muchos falsos progresistas que celebran o exigen la aprobación de este tipo de matrimonio, y entonces todo lucía más claro: ¡celebran porque la institución predilecta de la sociedad burguesa (el matrimonio) se volvía en contra de ella! Porque pedían que el matrimonio abarcara lo que esa sociedad generalmente rechaza: la homosexualidad. Qué demagogia, que manipulación.[3]

·

3

UNIONES DE HECHO. Las leyes deben adaptarse a los tiempos y a las necesidades sociales, lo contrario a eso es el estancamiento y la omisión, que implicaría que las leyes se conviertan en camisas de fuerzas y pierdan su acción reguladora. Las leyes tienen la necesidad de acaparar todos los aspectos de la vida social.

Que existen uniones de hecho entre personas del mismo sexo es algo incuestionable, cierto y que no se puede ignorar. Es por ello que las leyes, como normalizadoras de la conducta humana, no pueden permanecer indiferentes ante esta realidad y precisan normalizar las relaciones entre homosexuales y llegar a la legalización de sus uniones y a la consagración de sus derechos (con todas sus implicaciones patrimoniales, sucesorales y familiares). Ahora bien, que este tipo de uniones reciba el nombre de «matrimonio» es designar algo con un nombre que histórica, cultural y sociológicamente no tiene. Hay, en fin, una disputa semántica por el término matrimonio que el colectivo homosexual busca ganar a la comunidad heterosexual que, evidentemente, los ha estigmatizado; y es, en fin, una disputa caprichosa que ridiculizaba el manifiesto que seguramente leería más tardé el abogado y que generaría aplausos a granel.

·

4

RESPETO A SUS DERECHOS. La segunda frase (respeto a los gays) tuvo un final que vació aun más el discurso esmerado del abogado: si el colectivo homosexual busca ser tomado en cuenta y con seriedad socialmente, ¿por qué organizar desfiles en los que se resaltan los estereotipos de las plumas y el amaneramiento que tiene la «sociedad dominante»? ¿Por qué la falta de prudencia y discreción en organizar un desfile que busca irritar a los sectores conservadores generando así más rechazo hacia su colectivo? ¿Por qué tanto énfasis en el tema sexual; imaginemos si sería aceptable una marcha de orgullo machista? Son cuestiones criticables de las anuales marchas de orgullo gay. Más sirve el activismo inteligente que la estridencia. Más valían las palabras de aquel abogado que las plumas de un disfraz; al final, fue lo último lo que se llevó la atención.

·

Nota: una canción de Billy Se Fue, uno de los invitados a la marcha de orgullo gay-Zona Rental, Caracas 2008.

.

.


[1] Esta entrada fue escrita originalmente el 4 de julio de 2005 y adaptada para la fecha de hoy, 29 de junio de 2008.

[2] Originalmente decía «pero en mi nueva residencia, cruzar el parque hasta llegar a la estación del Metro de Bellas Artes resulta un ejercicio casi obligatorio para evitar pasar por la caótica Plaza Venezuela»; no cambié sustancialmente esta línea porque, curiosamente, me mudé al otro lado del Parque Los Caobos. Ahora mis caminatas son hacia la otra dirección.

[3]Hay que recordar que parte del colectivo LGBT apoyó el llamado a la Asamblea Constituyente venezolana de 1999 seducidos por la inclusión de la no discriminación… por orientación sexual, lo cual finalmente nunca apareció en ningún artículo en la ulterior Constitución aprobada.