·

1

Un día después de unas elecciones que cambian la realidad política del país el Presidente encadena la televisión durante varias horas la noche del lunes. Como siempre resta importancia a las victorias de la oposición, pero es su rocambolesca versión sobre por qué perdió Petare lo que llama la atención.

·

2

El Presidente está consciente de que su discurso pierde fuerza, sus mentiras se van diluyendo ante una realidad cada vez más difícil de ocultar. Necesitado de ánimo y de un público que le escuche, el Presidente busca rodearse del público más fácil de encantar: la prensa extranjera.

En el paroxismo de sus mentiras y manipulaciones, soltó la perla de que perdió la Alcaldía del Municipio Sucre por la gente rica y racista que pasa su (seguramente insustancial) vida en los campos de golf del municipio (no hay ninguno). El periodista extranjero, muy seguramente aclimatado a los aires acondicionados de los hoteles de Caracas, poco conocerá de la geografía y demografía de Petare y, acostumbrado a la seriedad de los gobernantes de sus países, dará validez a esta versión que transmitirá a la misma audiencia que consume el argumento de la lucha de clases venezolana. El titular caprichosamente tentador de su reportaje será: Cuando el Country Club vota.

·

3

¿Se dará tiempo el periodista extranjero de averiguar a qué se refiere el presidente cuando habla de los ricos de Petare? ¿Acaso el domingo sólo votó la parroquia Leoncio Martínez (de clase media) del Municipio Sucre? Habría que auxiliarle y decirle al periodista extranjero que cuando el Presidente habla de ricos se refiere a la clase media que este Gobierno se empeña en destruir (y que desprecia tanto que le molesta que ejerza su derecho al voto; ¿acaso la clase media o alta no tiene el mismo derecho de votar y elegir a sus representantes?). Si hablamos realmente de ricos, de clase alta, esta no representaría ni el 5% de la población de Miranda…, y la clase media no llegaría ni al 35%. Si el Gobierno perdió la Gobernación de Miranda no fue por los ricos, sino porque la gente de Petare, de los Valles del Tuy, de Guarenas y Guatire salió a votar porque ya va desencantándose de su discurso.

El Presidente, dolido profundamente por una derrota que alguien cercano a su proyecto como Vladimir Villegas llama «derrota cualitativa», busca el consuelo en una audiencia desacostumbrada a la realidad venezolana. Busca en ellos el público para sus chistes, para la mofa, para explayar su discurso sobre una Venezuela rica contra una Venezuela pobre, de una Venezuela blanca contra una Venezuela negra y mestiza. Tiene a su antojo a una prensa que no le hará las preguntas incómodas de un periodista local; tiene a su servicio las cámaras de televisión para narrar sus aventuras durante horas sin que nadie le interrumpa, sin que nadie le quite ser el centro de atención.

Al final del discurso hay algo que rompe con su costumbre. El Presidente suele invitar a los extranjeros a pasear por el país (Sean Penn, Kevin Spacey, entre otros). ¿Por qué no invitó a los periodistas extranjeros a visitar el Petare Country Club?

·

Campos de Golf de Petate

Imagen de las instalaciones del Petare Country Club ; en la parte superior izquierda destacan los molestos y chocantes bloques del barrio La Urbina

·

Bonus track: la blogosfera venezolana habla sobre los campos de golf petareños y da cuenta del próximo estreno de la serie Petare Hills 90210 y por acá de un argumento falaz.