Imagen tomada de Flickr

·


Era la vez que bailabas únicamente para mí, y bailabas únicamente con la camisa azul que cogiste del prendedor de algún hombre mayor; porque todo el mundo parecía para ti gigante, y mientras este mundo envejecido nos arrastraba el paso de los días marcaba pliegues en mi cara bailabas tú frente a los ojos de un desconocido y era como si al tiempo hubieras renunciado pero de pronto me apenaba la idea de que también como yo envejecerías; tu juventud se consumiría mirándote estas veces en que reías únicamente para mí con esa larga camisa azul que a cada paso dejabas escurrir por tu piel bronceada y los contornos de tu cuerpo se habrán desfigurado como dunas en nuestro árido recuerdo compartido entre muchos; ¿dónde estarás… dónde te ubicaré cuando te hayas ido? Y así el tiempo pasa y yo cada día me voy borrando de tu misma tierra, sólo me queda el precario consuelo de verte en el pasado y saber que por este espacio bailas únicamente para mí y nadie más.

·

Caracas, 2001

______________________

poesía erótica venezolana, joven stripper