El día que las personas comprendan que las empresas públicas son del Estado y no de la gente común, y que el Estado es una institución manejada por pocas personas (ya sean de izquierdas o derechas), ese día la gente común dejará de ver con horror las privatizaciones y reclamará su justa participación en tales empresas.