Antiguía turística

El nacionalismo sólo permite afirmaciones y, toda doctrina que descarte la duda, la negación, es una forma de fanatismo y estupidez.

Jorge Luis Borges

Consejos prácticos para el turista que llega a Venezuela.

Tras regresar a Venezuela lo primero que sentí fueron ganas de llorar. Pero no por añoranza ni ganas de poner el pie sobre el sangrado suelo patrio: no, porque no quería regresar. Porque quería que la huelga de controladores aéreos españoles se desatara antes de mi regreso o que la crisis colombovenezolana me dejara retenido en Barajas al mejor estilo Tom Hanks en The Terminal. Como la realidad nos disgusta con mucha frecuencia, nada de eso pasó y regresé. Pero regresé diferente, los viajes siempre cambian a las personas y como viví la experiencia siempre complicada del turista que llega a países desconocidos, me di cuenta de que quienes se aventuran a venir a Venezuela requieren ayuda y es por ello que he decidido contribuir de manera desinteresada en publicar estos consejos prácticos para que el turista que planea venir no pase un mal momento en el país. Acá tienen, y no pierdan su dinero en las aburridas e hipócritas guías Anaya Touring Club.

  1. Devuélvase, ni se le ocurra salir del aeropuerto. Aún tiene tiempo de reparar este error.
  2. Si desoyó el consejo anterior, entonces no confíe en nadie que le ofrezca ayuda a la salida: seguro que lo quieren timar.
  3. Si lo timaron, no acuda a la policía: un error es admisible, dos ya es de estúpidos.
  4. No introduzca su tarjeta de crédito en los cajeros esperando que la máquina le devuelva billetes verdes. Capaz y caiga en un limbo llamado CADIVI.
  5. Si luego de profundas explicaciones comprende qué demonios es CADIVI (lo felicito, nosotros todavía no estamos claros), entonces consiga dinero a dólar oficial y luego haga negocios vendiéndolo al precio paralelo.
  6. Si tuvo lógica para entender cómo funciona CADIVI, renuncie a su lógica: Venezuela es el país donde todo puede pasar.
  7. Sí, todo puede pasar.

  8. Y como todo puede pasar, antes de viajar utilice Youtube para dejar constancia a sus amigos de que irá a Venezuela. Sus hijos pequeños apreciarán ese video dentro de varios años.
  9. Si usted es terco y desatendió el consejo 1, 2 y 3, pasó sin grandes apuros el 4 e hizo negocios fructíferos con el 5 para luego aceptar el 6 y releer el 7 para concluir que el 8 puede serle útil, felicitaciones, sobrevivió a su primera hora en Venezuela.
  10. Luego de sobrevivir a su primera hora, y con el dinero extra de su debut en el mercado negro venezolano, alquile un carro en el aeropuerto: no querrá usar el sistema de transporte venezolano.
  11. Pero no celebre tan pronto el consejo anterior: bienvenido a las colas de Venezuela: si su plan era viajar una semana al país, perderá el equivalente a seis días atrapado en una cola. No se desanime: allí conocerá mejor la idiosincrasia nacional que en cualquier lugar exótico: motorizados, groserías venezolanas, matraqueos y hasta verá a las protagonistas de las famosas y exportadas telenovelas venezolanas en candentes películas porno amateur vendidas en DVD quemados que no pagan derechos de autor (acá nada lo hace). Quizá sea el mejor suvenir que se lleve (si es que vuelve a su país).
  12. No se preocupe de perder tanto tiempo: de todas maneras perdería ese tiempo con la impuntualidad venezolana. Si le citan para una hora determinada, llegue luego de dos horas para que recién anuncien su llegada; lo atenderán una hora después.
  13. Si no alquila un carro en el aeropuerto, relea el consejo 7. El sistema de transporte venezolano se rige por las leyes de la ilógica. Los autobuses son chatarras andantes y de seguro usted apreciará más la vida cuando tenga que soportar un retraso de varias horas en el metro porque un supuesto suicida se acaba de lanzar a los rieles.
  14. Muévase por sitios seguros: el lobby del hotel será muy entretenido. Los sistemas de televisión satelital también tienen buenas opciones.
  15. Vea un Aló presidente: esto confirmará el consejo 13 y usted amará más la vida por tener en su país a una clase política aburrida.
  16. Si decide salir del hotel, diríjase a los centros comerciales más conocidos. Verá lo pretencioso que somos en comprar productos desechados en su país.
  17. Si busca experiencias extremas, acuda a un Caracas-Magallanes en gradas o vaya al Estadio Olímpico con ropa negra y amarilla: la corrida que dará dejará a Usain Bolt como un pobre niñato de pecho.
  18. Obvie el punto anterior: venir a Venezuela ya es de por sí una experiencia extrema.
  19. Si pasa sin dificultades todos los puntos anteriores, usted entrará en las estadísticas inusuales del país y nadie le creería de que estuvo acá.
  20. Celebre su último día en Venezuela: de seguro nunca más estará en un país donde la joda es la filosofía nacional. Nada se respeta ni nada se toma en serio, así que si usted decide tomar en serio esta antiguía, es porque no le hizo caso al consejo 7: acá todo puede pasar.

De vuelta a su país, acomódese en el asiento del avión, vea películas, vea las casitas simpáticas que crecen junto a las montañas y piense que va de regreso a su país y tal vez no llore como yo. Su país es tan aburrido que ni provoca llorar. Venezuela tiene algo especial que nosotros definimos como simpatía. Quizá no sea ello, quizá sea que apreciamos la vida a cada segundo.

_____________________

turismo en Venezuela, qué hacer en Venezuela, opinión turística de Venezuela, hostal en Venezuela, lugares para visitar en Venezuela, tourism in Venezuela, what to do in Venezuela, Venezuela tourist opinion, hostel in Venezuela, places to visit in Venezuela, fotos de Venezuela, Venezuela, inseguridad en Venezuela, antiturismo, antiturístico, antinacional, ironía venezolana