Diputados del PPT

En la década pasada a un fallecido diputado del MVR le fue impedido el acceso al Parlamento italiano porque no llevaba corbata. Hay una fábula china que habla de no juzgar a las personas por sus vestimentas, pero llegar al Parlamento vestido con tanto desorden, como en la foto se ve a los diputados del PPT, me resulta una muestra de improvisación, dejadez e indiferencia para quienes tienen la tarea de crear las leyes que van a regular el comportamiento de la sociedad (aunque bueno, estamos en Venezuela y las normas acá no las hace el Legislativo sino el Ejecutivo y, de paso, esas leyes son peores que las vestimentas de quienes pueblan la Asamblea Nacional).

En los Parlamentos de los países estables no hay una sola alteración en la manera de vestir y, cuando las hay, son titulares de prensa. En otros países, en especial los de tradición anglosajona, a determinados actos se acude con toga. Si bien los uniformes pudieran parecer una muestra de sumisión a la autoridad y anulación de la individualidad, en el caso parlamentario (así como en el judicial) la uniformidad destaca la igualdad ante la Ley que debe regir en los países que pretenden ser serios. No se puede pretender asumir que el descuido sea progresista o revolucionario, ni podemos esperar que la Ley sea firme, solemne y rigurosa cuando quienes la crean dan la impresión contraria. Cada vez que miro a nuestros diputados, siento vergüenza de la falta de solemnidad que demuestran. No es para menos que tengamos el país sumido en tal desorden cuando quienes tienen el poder de gobernar dan tan mal ejemplo.