Sala de espera

La vida sexual de hoy pareciera querer imitar a las redes sociales: de la misma manera como la amiga de mi amigo es mi amiga, en estos días la sexualidad de uno está vinculada a la de otra/o hasta los seis grados de separación

·

1

Siempre he creído que ciertos médicos tienen algo perverso, vampírico y cruel. Porque aunque la dermatóloga se rió ante la preocupación que me había causado una erupción y entre esas mismas risas sádicas soltó que lo mío era algo temporal y para nada grave, me mandó al laboratorio a pincharme el brazo. Confirmaba así que por cualquier cosa los médicos te envían a sacarte la sangre. Al fin de cuentas, entre una uña quebrada y un cáncer estadio IIIB sólo hay una especialidad médica de separación.

2

En pocas horas confirmé que sí, que mis valores están en los límites de la normalidad, no padezco ninguna infección y en teoría viviré unos cuantos años más. Mientras me recuperaba sentado fuera del laboratorio del fastidio que me produce ver mi propia sangre (leo libros de cirugía y presenciar la sangre chorreada de los demás no me debilita tanto como ver la mía), me fijé en un cartel de la Fundación Daniela Chappard que había en el laboratorio: «Cuando te acuestas con una persona te acuestas con todo su pasado».

No tengo una vida privada salvaje y depravada como muchos quisiéramos, pero siempre alivia saber que uno no forma parte de las estadísticas en una sociedad en la que la vida sexual de hoy pareciera querer imitar a las redes sociales: de la misma manera como la amiga de mi amigo es mi amiga, en estos días la sexualidad de uno está vinculada a la de otra/o hasta los seis grados de separación. Por más que nos creamos invulnerables, siempre estamos expuestos a peligros. Fue inevitable pensar en muchas personas que conozco y quienes no han caído en años en las garras de un médico que los envíe a pincharse el brazo. Amigos que van por la vida coleccionando historias de conquistas efímeras.

Por curiosidad y mucho tiempo libre, esa misma noche les pregunté por MSN a varios de esos amigos (que parecieran coleccionar un álbum de lo que llaman culitos —yo también uso esa palabra, pero sin tanta libertad como ellos—) si se han hecho al menos exámenes de sangre en los últimos meses. Las respuestas fueron negativas. De seguro, tampoco ninguna de sus compañeras ocasionales se ha hecho la prueba. A veces, como me lo dijo uno, creemos que porque salimos con chicas con un nivel socioeconómico saludable estamos libres de enfermedades que asociamos de manera prejuiciosa y rápida con trabajadoras sexuales que malviven en la pobreza o de drogadictos que comparten jeringuillas. Todos coincidieron en que usan preservativos, pero cuando empieza la penetración: el sexo oral también transmite enfermedades. Uno de ellos incluso me dijo que a la final todos nos moriremos de algo.

3

Es un hecho concreto que nadie es inmortal, pero tampoco es el objetivo acortar dramáticamente nuestras vidas (y lo que es peor y más reprochable: acortar la vida de nuestra pareja, además de arruinarla). El asunto no está en asumir una posición del avestruz y negarse a aceptar las cosas o, peor aun, alienarse con las posturas fundamentalistas más estúpidas como creer que la abstención es la solución o que el uso de preservativos propagan las infecciones. La cosa está en asumir que si queremos llevar una vida sexual variada no sólo debemos tener la responsabilidad de usar el preservativo sino también de pincharnos el brazo con cierta regularidad para examinar que nuestra sangre está libre de infecciones.

Es lamentable que llegue el momento en que, tal como ocurre con una red social, tengamos que bloquear/eliminar a un contacto porque entró en la lista negra. La lista de las estadísticas. Me desconecté de mi vida 2.0 esa noche y me fui a dormir, todavía con la marca del pinchazo en el brazo. Dentro de unos meses volveré a hacerles la misma pregunta a mis amigos. Espero mantener intacto mi número de contactos.

_____________________

¿Por qué hacerse la prueba del VIH/SIDA?, relato sobre la prueba del VIH/SIDA, frecuencia en la que se debe la prueba del VIH/SIDA, exámenes de sangre ETS/ITS, prueba del VIH/SIDA Caracas, campaña a favor de las pruebas de VIH/SIDA, redes sociales y sexualidad, sexualidad en la juventud, sexo en Facebook, sexo ocasional y enfermedades de transmisión sexual, abstención sexual como cura de las ETS/ITS