Home / Asides / Un regalo para Julia

Un regalo para Julia

Un regalo para Julia

·

Resumen: Francisco Massiani nos cuenta en Un regalo para Julia la experiencia del primer amor (inseguro, ingenuo y un poco torpe) a través de la búsqueda por parte del inseguro, ingenuo y un poco torpe Juan de un objeto especial para regalarle a Julia en su cumpleaños, la chica que le gusta a escondidas. Tras citarla en una fuente de soda para entregarle ese «regalo especial» que resultó ser, en medio de la improvisación, un pollo, el temor y la inexperiencia de Juan le impide entregarle el regalo prometido.

Personajes:

1. Juan: la personalidad de este chico se presenta en dos facetas: la primera, la del narrador que cuenta en primera persona la historia con una personalidad arrolladora e impetuosa, aunque contradictoria en base a las emociones que siente (primero es defensor de Julia ante el bocón de Carlos, para luego, al sentirse despreciado y frustrado por ver cómo se desbaratan sus planes de entregarle un objeto especial a Julia, odiarla y servírsela a Carlos para peores cosas. La segunda faceta es la del chico temeroso y muy sensible, intimidado frente a la chica que le gusta (como se revela cuando miente al decir que tiene poco tiempo esperándola en la fuente de soda).

2. Julia: a través de la narración de Juan, se presenta como chica que destaca por su aparente dejadez y falta de atención. Es el único personaje del cuento en quien el narrador se detiene para ofrecernos una «descripción enamorada».

Narradores: en Un regalo para Julia estamos frente a un narrador-personaje (Juan), el cual nos cuenta de principio a fin un suceso pasado (la búsqueda de un regalo de cumpleaños para la chica que ama a escondidas y posteriormente cómo no se lo entrega).

Acá va un ejercicio literario contando a partir del personaje femenino del cuento (Julia):

·

Juan me había citado en la fuente de soda de la esquina para darme un regalo de cumpleaños. La verdad que no había pensado qué sería ese regalo que para él era «especial». Total, es Juan. Hay veces en que le hablo porque es mejor hacerlo que tenerlo a tu lado en silencio. En molesto silencio. Ustedes saben cómo son los chicos. Ustedes saben cómo es Juanito, ¿no? Sí, es así: más de una vez, estando con Carlos, lo descubría de pronto con la mirada fija en mí y la boca sellada. Palabra que era así. Por eso me extrañó cuando ayer me invitó a venir a la fuente de soda para darme un regalo de cumpleaños. Era la primera vez que lo hacía, y por eso le pregunté que por qué no lo llevaba a mi casa, por qué me lo debía dar en privado. Balbuceó algo y como no dijo más le pregunté si a las tres y media estaba bien. Y ahora balbuceó , como quien dice algo y luego trata de recoger las palabras sueltas, ¿saben?

Tres y media. Mientras me ponía mi vestido alucinante recordé que me había preguntado por Carlos. ¿Qué tendría Juan contra Carlos? Tan buena gente que es Carlos conmigo, incluso creo que pronto se me declararía. ¿Será por eso que Juan lo odia y siempre tiene que competir contra él? Ayer me preguntó no sé qué cosa sobre un disco y Carlos. Ah, de seguro sería un disco lo que me regalaría, eso es. Tan previsible como siempre Juanito. Pues mientras me arreglaba frente al espejo pasó mi mamá y me preguntó:

—Julia, ¿no te encontrarías hoy con Juan?

«¡Tres y media!», exclamé para mis adentros, mirando que ya era la hora. Palabra que lo estaba olvidando, pero es que mi vestido es impresionante… Terminé de retocarme frente al espejo, le pedí a José, el chofer, que prendiera el carro y salí de mi habitación para cumplir el compromiso.

·

Mi vestido era más corto de lo que imaginaba. Mira al viejo José, no pierde la ocasión de mirar mis piernas por el bendito retrovisor. A ver si en lugar de mirarme se apura en llegar, que de seguro Juan ya me quita mucho tiempo mientras espero a que abra la boca para decir pío. Oh, allí está, el pobre, se nota que tiene rato esperando. José se detuvo junto a la fuente de soda y le dije que esto sería rápido. El tipo me miró y me sonrió, viejo verde.

—Ajjj Dios mío —dije, recordando la cara de José. Cambié el tema para que me invitara algo, me diera el regalo y todo finalizara pronto—: Me estoy muriendo de sed. ¿Llevas mucho tiempo aquí?

—No. Acabo de llegar —me dijo, y ni él mismo se lo creía.

¡Qué calor, qué bochorno! Iba a sudar si permanecía mucho tiempo aquí, me vería mal en mi fiesta de cumpleaños. Mi pobre vestido y yo acá con este calor insoportable en una fuente de soda a mitad de la tarde. Palabra que me moría de calor. Luego un mozo se me acercó a preguntarme si deseaba algo, y noté que me miraba peor que José. Le pedí que me trajera una Pepsicola, no, fue Cocacola…, mejor era un helado de chocolate, mira cómo me mira, ah lo que sea. Ya estaba perdiendo la paciencia… el calor, el mozo y Juan callado y no dice nada. Miré su cara y estaba verdoso, seguro que se sentía mal porque no dejaba de agarrarse el pecho.

—¿Oíste? —le pregunté por un extraño ruido. No me dijo nada, porque miraba una caja que había sobre la mesa como si le fuesen a salir alas si le quitaba los ojos de encima. Allí estaba el regalo; la caja es muy pequeña para ser un disco; veamos Juanito, con qué me sorprendes—: ¿Ese es el regalo?

—Me pasó algo, Julia.

Listo. Sabía que me haría perder el tiempo. Mira esa cara…, cada vez se pone más verde. Se siente mal, de seguro se desmayó y partió el regalo. Igual le pregunté qué había pasado, dónde se cayó. En una escalera fue la cosa. Palabra que se habría dado un porrazo porque se veía muy mal. Llegó todo dolorido, con ganas de ir al baño pero se quedó esperándome. Conozco suficiente a Juanito para saber que podría aguantarse por mí. El pobre tenía una cara, y además sudaba frío. Bueno, vi que no haría mucho estando aquí: me había citado para un regalo que dañó o quién sabe. Le pregunté si quería regresar conmigo, y otra vez el silencio incómodo. ¿Será que es muy difícil para un chico dirigirse a una chica? En fin, este vestido es muy hermoso para que sólo lo vean el mozo y José. Me puse de pie, dejé que las pepas de mi vestido le destellaran la vista a ver si, por fin, se decidía a venir conmigo. Pero nada. Estaba muy mal para decir pío.

—Bueno, Juanito. Te espero en casa. No faltes —le dije, pero algo me decía que no le vería en días.

_____________________

Francisco Massiani, Un regalo para Julia de Francisco Massiani, resumen de Un regalo para Julia de Francisco Massiani, análisis de Un regalo para Julia de Francisco Massiani, obra de Francisco Massiani, ejercicio literario, característica del primer amor

Acerca de Álvaro Rafael

16 comentarios

  1. Esta narración es muy buena

  2. Chico una preguuunta urgente; cual seria la accion central y secundariaaaa?

  3. naguara… yo quiero saber que sucede con el pollito no es justo ahora como hago es una tarea k envio mi profesora de literatura me ayudan?

  4. muy interesante… sin embargo donde puedo conseguir el libro?

  5. bueno no entiendo yo solo soy un ig norante d la vida porq he decidido ser o no ser es una cualidad q nos da la vida

  6. Ese cuento me encanto lloree porque soy emoo jaja no es cierto no pero les va a ncantar muy bueno :D

  7. sera que me pude desir cuales son sus personajes

  8. bueno lei un regalo para julia y me parecio, pues muy diferente a lo q somos nosotros los jovenes del futuro. me gusto por que es increible la falta de experiencia y lo torpe de juan no dejo q le entregara el regalo a julia. al comienzo no entendia nada pero luego empece a comprender.

  9. “Anónimo
    el final no termina asi, el final termina el soltando el pollito en suelo!”

    si bien no termina así, pues debes tomar en cuenta que esta visto desde la perspectiva de julia, ella se va. ella no se queda en el cafe. Mucho menos sabe lo del pollito, porque juan no se lo dice.

  10. el final no termina asi, el final termina el soltando el pollito en suelo!

  11. Hola, Elena,

    El cuento Un regalo para Julia está incluido en un libro que editó Monte Ávila Editores titulado Un regalo para Julia y otros relatos (1991). Tal vez lo puedas encontrar en alguna librería pública.

    No conozco si hay alguna reedición (otro libro conocido de Massiani, Piedra de Mar, acaba de reeditarse), la mejor manera de conseguirlo es a través de muchas páginas de internet, como la que vinculo al inicio de este texto.

    Saludos.

  12. Que bonito! me has dejado con ganas de leer mas de Massiani… y yo que soy adicta a comprar en internet libros y ropa en tiendas como amazon o idakoos, lo primero que me pregunto es ¿Donde puedo adquirir este libroo?

Deja un comentario

Scroll To Top