·

Si ya es grave que un funcionario de segundo nivel como el Contralor de la República desconozca la Constitución y quiera someterla con sus simples actos administrativos, peor aun es que el Presidente de la República haya dicho la siguiente frase en su periplo por Rusia:

Rusia tiene suficiente potencial como para garantizar su presencia en diferentes partes del mundo. Si las Fuerzas Armadas Rusas quieren estar en Venezuela, serán recibidas calurosamente.

Esto, aparte de demostrar que el Presidente ve en Rusia una nación que ya no es, con su imaginario estancando en el enfrentamiento de la Guerra Fría, revela que o se salta la Constitución a su antojo (lo más probable) o no la ha abierto en sus primeras páginas (lo cual tampoco es imposible), ya que en el Artículo 13 dice (véase resaltado):

·

[note]Artículo 13. El territorio no podrá ser jamás cedido, traspasado, arrendado, ni en forma alguna enajenado, ni aun temporal o parcialmente, a Estados extranjeros u otros sujetos de derecho internacional. El espacio geográfico venezolano es una zona de paz. No se podrán establecer en él bases militares extranjeras o instalaciones que tengan de alguna manera propósitos militares, por parte de ninguna potencia o coalición de potencias.[/note]

·

Difícilmente las Fuerzas Armadas Rusas desperdicien esta oportunidad en la que Venezuela se presta como tonto útil de los intereses de una nación extranjera. ¿Quiénes serán los próximos invitados en este reparto territorial? ¿Los iraníes?

·

Actualización (23/07/2008): el MINCI ha emitido un comunicado para desmentir esta información (es decir, públicamente ya no vienen los rusos); y, como siempre pasa, responsabiliza a los macabros medios de comunicación privados nacionales de dicha mentira, como parte de la inmensa conspiración antinacional. Habría que recordarles que la noticia salió de la muy roja Interfax (véase punto 5); ¿de qué lado está la mentira/omisión: del MINCI o Interfax?

·

Actualización (19/08/2008): pues resulta que los rusos que ya no venían porque todo fue un-invento-manipulación-mediática-desmentida de Interfax ahora sí vienen. Es paradójico que el presidente de la República llame títere al presidente de Georgia cuando aquél quiere traer toda una flota extranjera a nuestro país, es decir, servirle nuestro territorio al imperialismo ruso.

Doble mentira: la Cancillería mintió en sendos comunicados: la noticia de que nuestro país le abriría las puertas a las fuerzas armadas de una potencia extranjera era cierta, y mintió dos veces: en colocar a Rusia como un pobre país que ejerce no sé qué diablos soberanía sobre la república independiente de Georgia, país que (según la lógica chiflada de la Cancillería) actúa bajo los designios del imperialismo estadounidense. No es para menos tanta estupidez: seguro que en sus cursos en el Sistema Metro no le enseñaron al Canciller sobre la invasión de Hungría, Checoslovaquia y Afganistán, por no contar cada una de las invasiones que ha hecho Rusia a lo largo de su historia de intervenciones imperialistas.

Share: