Die Welle

[note] Gracias a Virginia Palomo por sugerirme esta película que, como a ella, me ha impactado. Ignoro si esta película se estrenó en Venezuela, lo cierto es que es difícil conseguirla en video original. Con el fin de acompañar el texto y servir en la difusión de su mensaje, les coloco el vínculo para que vean esta película en línea acá.[/note]

 

En Die Welle (La ola, Dennis Gansel, 2008) surgen dos pilares que soportan el peso de la sorpresa que carga el espectador a lo largo de la película: el primero aparece ante la pregunta de si en la actualidad podría surgir un Gobierno autocrático con características similares al Tercer Reich; el segundo, está relacionado con la temática nazi en el cine: lejos del lenguaje moralizante y el heroísmo de los vencedores, Die Welle es contada no sólo por alemanes, sino por las otras víctimas de la Segunda Guerra Mundial: los jóvenes descendientes que han cargado con las culpas de sus abuelos.

Tales planteamientos soltados al comienzo de la película penden brevemente sobre sus protagonistas, quienes rechazan sin vacilación la posibilidad de una nueva dictadura, se despachan de culpas con el fastidio de un chico que no quiere mirar a un pasado del cual sólo oye las voces del reproche, y mira apaciblemente hacia su futuro sabiéndose en una sociedad estancada en los mecanismos naturales de renovación sin sobresaltos de la democracia liberal.

Creyendo superadas las condiciones que originaron la ascensión hitleriana, un profesor de ideología anarquista (encargado de llevar a cabo en su aula un proyecto en la semana dedicada a los beneficios de la democracia) concibe el plan de interpretar una sociedad autocrática, para lo cual involucra a su desinteresada clase en unos procesos de «cambio» y «revolución» que poco a poco van aplacando la conciencia individual en favor de una conciencia colectiva fuertemente jerarquizada y donde él mismo es una suerte de caudillo.

Ante la sorpresa de unos pocos desertores o, más bien, execrados alumnos de la clase que en vano buscan alertar los peligros de la permeabilización psicológica de los jóvenes alumnos, el proyecto va avanzando hasta desbocarse de su ámbito escolar y extenderse a la violencia callejera de claro tinte neofascista. Lo que al principio era tomado casi como una representación casi lúdica, como un proceso pedagógico necesario y hasta moralizante, se descubre ante su creador con todo el horror de la violencia y la brutalidad de las masas incontroladas.

Die Welle es una película incómoda. El final es amargo y en su tragedia están los peligros ante los cuales se enfrentan las sociedades modernas y, en particular, las sociedades que buscan constantemente su refundación guiados por políticos a los cuales no se les puede acusar de desconocer la Historia y de estar condenados a repetirla: más bien, pareciera que lo que los guía es su imparable afán de repetir, con sutiles mejoras, el dominio de las masas. Die Welle alerta sobre los peligros de la facilidad con que una sociedad puede ser manipulada y llevada con docilidad a la consecución de una sociedad dictatorial donde el poder no es el medio para un fin sino que es el fin mismo. Una película basada en el libro The Wave de Todd Strasser, ubicada originalmente en una secundaria estadounidense en el año 1969, pero adaptada a la actualidad y en Alemania por Dennis Gansel. Sin embargo, su argumento puede ser fácilmente extrapolado a cualquier sociedad actual y de cualquier parte del mundo donde los peligros de una sociedad totalitaria aún permanecen vivos.

Share: